El arte de la guerra

El arte de la guerra.jpgEl arte de la guerra es un libro chino del siglo IV a. de C. en el que se explican las estrategias que debe de llevar a cabo un general para salir victorioso en sus enfrentamientos. A pesar del belicoso título, la máxima del libro es la de obtener la victoria sin batalla, ya que esta sólo supone una pérdida de vidas humanas y, por extensión, de recursos.

Además, la batalla no debe de llevarse a cabo porque si, el sabio general debe decidir cuando efectuarla desobedeciendo si fuera preciso las ordenes del soberano. Para Sun Tzu, la única función de la milicia es lal de mantener la integridad del estado, considerando esta integridad de una forma global, esto es, mantener sus fronteras y su estabilidad, pero pensando siempre de un modo global.

Esta globalidad es otro de los puntos fuertes de la filosofía de El arte de la guerra. Conocer la totalidad debe ser la mete del general, para poder así ponderar las posibilidades y decidir cuales son las mejores estrategias a seguir. Conocerte a ti mismo, al enemigo, el terreno en el que te enfrentas y las condiciones climatológicas, forman parte de ese conocimiento total al que se aspira, y que tan sólo puede obtenerse a través de la contemplación, contemplación que engloba desde la percepción sensitiva hasta el conocimiento del modo de pensar del rival.

Una vez que hemos decidido mantener batalla, todo esta justificado, ya que un bien mayor para el estado, que representa un bien global o comunal, está por encima. Eso si, siempre que puedas respetar una vida o conseguir la victoria sin derramar sangre esa debe ser tu objetivo.

Sabemos que nuestro objetivo es la victoria, pero ahora ¿cómo conseguirla? Sun Tzu nos da unas directrices muy sencillas que se resumen en 3 condiciones: tener el shi apropiado, esperar al momento justo y seguir siempre el flujo del tao.

El shi viene a representar nuestra energía potencial, y es algo continuamente cambiante, por lo que debemos esperar a que este sea apropiado para iniciar batalla. EL concepto del momento es más evidente, hasta que no sea el momento propicio no atanques. Por último está el tao. El tao es un concepto complejo pero que de manera sencilla podríamos resumir como "seguir la corriente de la naturaleza".

El arte de la guerra esta plagado de ejemplos que clarifican todos estos términos y que resultan ser unas parábolas excelentes para la interpretación del texto.

Puede parecer que a estas alturas nadie necesite conocer el arte de la guerra, ya que son muy pocos los elegidos que tendrán que dirigir un ejército hacia la batalla, sin embargo, al tratarse de una filosofía, esta puede ser aplicada en múltiples ámbitos de lo cotidiano. Resulta curioso como un libro de hace 2400 años es citado constantemente por importantes empresarios como una referencia a la hora de llevar a cabo negociaciones, o cómo los psicologos se inspiran en el a la hora de dar directrices para solventar problemas personales.

Personalmente yo recomendaría la edición de la EDAF, ya que, además de traer el manuscrito original, trae una colección de ensayos y de notas explicativas que nos ayudan a profundizar y a entender mejor lo que El arte de la guerra representa.

Un libro muy recomendable para todo el mundo y que, además, ofrece la ventaja de tratarse de una lectura relativamente rápida.

Posted @ 22:18 on 30/05/2006
Jandro.org © 2005