La gaviota, Las tres hermanas y El tio Vania

Chejov.jpg La verdad es que cuando comencé a leer estas obras de teatro no esperaban que fueran ni la mitad de buenas de lo que realmente son, porque a pesar de ser Chejov un escritor harto reconocido, pensaba que eran obras que se centraban más en la ideosincrasia rusa, pero lo cierto, es que detras de cada uno de los personajes de estras tres obras, se encuentran un perfecto retrato de unos perfiles psicológicos válidos para cualquer sociedad de cualquier época.

En la gaviota, se nos presenta un ambiente hostil en la que una colección de personajes ansía ser libre como las gaviotas que anidan en el lago de su jardín. Una actriz que durante un tiempo fue famosa y que le cuesta desprenderse de la fama que en un tiempo tuvo y que la hace comportarse como una gran dama, Nina una aspirante a actriz que tiene que enfrentarse con la férrea oposición de su familia, Masha que intenta alcanzar un amor imposible sin importarle a quién o a que hace daño, y así seguimos con un elenco de personajes trágicos, tristes, aburridos del ambiente en el que viven, lleno de vanalidad y monotonía, lo que los acaba convirtiendo en seres amargados y egoístas que sólo obedecen a sus más bajos instintos.

Las tres hermanas nos cuenta la historia de tres hermanas huérfanas, hijas de un gran general, comandante de brigada, y que desde hace tiempo ansían cambiar de vida, y, de esta manera, cada una busca la libertad y la felicidad en donde mejor lo considera: en un matrimonio frustrado, en el trabajo o simplemente en un cambio radical en sus vidas. El esplendor de antaño, que había cuando todavía vivía su padre, se ha ido convirtiendo poco a poco en decadencia, como en todas la obras de Chejov, y la convivencia con su hermano y su egoísta mujer acaba derivando en una situación tan tensa que el único camino posible es la destrucción de su modo de vida. Amores imposibles e infieles, avaricia, egoísmo y otra serie de malos sentimientos entran en escena, y la tímida esperenza de irse a Moscú en una nueva vida, se acaba convirtiendo en un estancanmiento en la monótona vida de todos los días en un pueblo perdido de rusia.

El tio Vania, quizás la obra más conocida entre estas tres, redunda sobre los problemas en el interior de una familia por motivos económicos. El amor infiel y la búsqueda de felicidad en otros lugares, vuelven por sus fueros en una hacienda en el campo. Las tradiciones se enfrentan en esta obra con los nuevos hábitos de vida traidos de la ciudad, la frustracion, la desilusión y la sensación de fracaso retornan a esta obra que se va volviendo más y más oscura por momentos.

En fin una colección de obras de teatro que vale la pena leer, en la que la premisa principal es que "La felicidad no la tenemos, ni existe, solamente la deseamos".

Posted @ 11:00 on 15/09/2004
Jandro.org © 2005