País de nieve

Pais de nieve.jpgD esde que leí La novela de Genji la literatura japonesa se ha ido abriendo un hueco en mi colección de libros hasta ir ocupando más y más espacio. País de Nieve, de Yasunari Kawabata, es un clásico, no sólo en Japón, si no también en occidente, gracias a lo hermoso de su prosa y lo emotivo de su historia, amén de que tener un autor ganador de un premio Nobel tira mucho.

La historia, que originalmente se concibió para publicarse por fasciculos en un diario japonés, nos narra la historia de Shimamura, un crítico de opera especializado en opera europea, pero sólo de manera teórica, ya que todo lo que sabe lo ha aprendido en los libros y jamás ha escuchado una y Komako, una aprendiz geisha que conocío en uno de sus viajes a la montaña.

Kawabata nos introduce de lleno en este pueblo de montaña japonés cuando Shimamura regresa al País de nieve, una región del norte de Japón, para reencontrarse con Komako y escapar de un sombrío matrimonio en Tokio. Komako ama con todas sus fuerzas a Shimamura, pero el amor de este es más bien alternante, a veces adora su belleza por encima de todas las cosas y a veces la repunga. Estos sentimientos se acentuarán más cuando entre en juego el tercer personaje: Yoko, que servirá como punto de renovación de la pareja.

El libro se lee de una tacada, la prosa de Yasunari Kawabata nos transporta a otro mundo distinto, rural, donde el paisaje es un elemento tan importante como las personas o las tradiciones, y viajar por sus páginas es todo un placer y hace que acabemos con el libro sin darnos cuenta.

Los personajes son otro de los atractivos de la novela, sobre todo Komako. Bella, frágil, sumisa, hasta que de repente se mete en su papel de geisha y se convierte en otra persona, decadente y alcohólica.

Así pues, un libro muy refrescante para este verano, corto y de precio asequible. ¿Qué más se puede pedir?

Posted @ 11:45 on 29/08/2007
Jandro.org © 2005