Veronika decide morir

Veronika decide morir.jpgEsta pequeña novela, de apenas 200 páginas, ha sido uno de los últimos descubrimientos literarios que he hecho, pese a que su autor, Paulo Coelho, es uno de los novelistas con más renombre dentro del panorama literario actual.

El argumento, en principio, no deja mucho espacio a la imaginación. El libro comienza con Veronika en su habitación, ella es una chica guapa, con un trabajo estable, sociable y con una vida que se podría definir como normal, pero un buen día decide suicidarse. Verónika no es una chica depresiva, ni desafortunada, simplemente desencantada de su vida perfecta.

Sin embargo, el intento de suicidio no acaba tal y como ella quería y tan sólo consigue entrar en coma durante una semana, cuando se despierta se encuentra en el sanatorio Villete, un manicomio privado en el que tendrá que esperar a la muerta, ya que su intento de suicidio a fallado a medias, quedándole tan sólo ahora una semana de vida. En este sanatorio, Verónika entrará en contacto con otros enfermos y otros no tan enfermos, Mari, Eduard, la fraternidad... y una colección de personajes cuyas fobias o particular visión del mundo los ha llevado a acabar allí metidos. En compañía de todos ellos Veronika se redescubrirá a sí misma, a su actitud frente a la vida, sus creencias y su forma de sentir las cosas, paradójicamente, cuando Veronika se encuentra a las puertas de la muerte, es cuando descubre que existe otra manera de vivir la vida más allá de los estándares de "normalidad" que nos impone la sociedad.

El libro está en escrito en un estilo muy ameno que se hace muy comodo de leer, pero tampoco creo que sea este el punto fuerte de la novela, sin embargo la trama y los personajes consiguen volverse lo suficientemente carismáticos como para que siempre guardemos un buen recuerdo de ellos. La verdad es que el argumento no es ninguna novedad y muchos de los acontecimientos son previsibles, sin embargo, el hecho de verlos ahi plasmados y contemplarlos te hace reflexionar como si fueras uno más de los locos de Villete. La sensación que me ha dejado este libro es la de "Libro de autoayuda novelado", es decir, aprendamos a ver la vida de manera diferente sin sentirnos avergonzados o "locos" dentro del mundo en el que estamos.

El libro es recomendable y fácil de leer y, la verdad, la pobre Veronika se ha ganado un pequeño rincón dentro del sector de recuerdos literarios de mi memoria.

Posted @ 14:30 on 24/03/2004
Jandro.org © 2005